En obras de construcción es necesario utilizar suelas reforzadas a prueba de perforación; hay también plantillas internas metálicas para añadir al calzado que carece de esta clase de protección.

Cuando hay peligro de descargas eléctricas, el calzado debe estar íntegramente cosido o pegado o bien vulcanizado directamente y sin ninguna clase de clavos ni elementos de unión conductores de la electricidad. En ambientes con electricidad estática, el calzado protector debe estar provisto de una suela externa de caucho conductor que permita la salida de las cargas eléctricas. Ahora es de uso común el calzado de doble propósito con propiedades antielectrostáticas y capaz de proteger frente a descargas eléctricas generadas por fuentes de baja tensión. En este último caso hay que regular la resistencia eléctrica entre la plantilla interna y la suela externa con el fin de que el calzado proteja dentro de un intervalo de tensiones determinado.

Antes las únicas consideraciones eran la seguridad y la durabilidad, pero ahora también se tiene en cuenta la comodidad del trabajador y se buscan cualidades como ligereza, comodidad, e incluso diseño atractivo.

Otro tipo de protección del pie y la pierna lo pueden proporcionar las polainas y espinilleras de cuero, caucho o metálicas que sirven para proteger la pierna por encima de la línea del calzado, en especial frente al riesgo de quemaduras. A veces hay que utilizar rodilleras, sobre todo cuando el trabajo obliga a arrodillarse, como ocurre en algunos talleres de fundición y moldeo.

Las botas de caucho sintético protegen bien frente a las lesiones de origen químico. Cerca de fuentes de calor intenso hay que usar zapatos, botas o polainas protectoras aluminizadas. En medios donde las quemaduras causadas por metales fundidos o productos químicos constituyan un peligro destacado, es importante que los zapatos o botas no tengan lengüeta y que los cordones salgan por la parte superior y no se enganchen por dentro.

Las exigencias generales y los métodos de prueba para el calzado de seguridad, el calzado de protección y el calzado de trabajo de uso profesional están definidos en la norma EN344.

Según el nivel de protección ofrecido, el calzado de uso profesional puede clasificarse en las siguientes categorías:

 

CALZADO DE SEGURIDAD

Es un calzado de uso profesional que proporciona protección en la parte de los dedos, mediante la incorporación de elementos de protección destinados a proteger al usuario de las lesiones que pudieran provocar los accidentes, en aquellos sectores de trabajo para los que el calzado ha sido concebido, y que está equipado por topes diseñados para ofrecer protección frente al impacto cuando se ensaye con un nivel de energía de 200 J en el momento del choque, y frente a la compresión estática bajo una carga de 15 KN. (norma EN345)

 

CALZADO DE PROTECCIÓN


Es un calzado de uso profesional que proporciona protección en la parte de los dedos. Incorpora tope o puntera de seguridad que garantiza una protección suficiente frente al impacto, con una energía equivalente de 100 J en el momento del choque, y frente a la compresión estática bajo una carga de 10 KN. (norma EN346)

 

CALZADO DE TRABAJO

El calzado de trabajo para uso profesional es el que incorpora elementos de protección destinados a proteger al usuario de las lesiones que pudieran provocar los accidentes, en aquellos sectores de trabajo para los que el calzado ha sido concebido, sin llevar tope de protección contra impactos en la zona de la puntera. (norma EN347)

 

Posibles Riesgos

En el lugar de trabajo, el tipo de protección del pie y la pierna debe elegirse en función del riesgo:

 

RiesgosOrigen y forma de los riesgosFactores a tener en cuenta desde el punto de vista de la seguridad para la elección y utilización del equipo
Acciones mecánicas Caídas de objetos o aplastamientos de la parte anterior del pie Resistencia de la punta del calzado
Caída e impacto sobre el talón del pie Capacidad del tacón para absorber energía
Refuerzo del contrafuerte
Caída por resbalón Resistencia de la suela al deslizamiento
Caminar sobre objetos puntiagudos o cortantes Calidad de la suela antiperforación
Acción sobre: 
Los maléolos
El metatarso
La pierna
Existencia de una protección eficaz: 
De los maléolos
Del metatarso
De la pierna
Acciones eléctricas Baja y media tensión Aislamiento eléctrico
Alta tensión Conductibilidad eléctrica
Acciones térmicas Frío o calor Aislamiento térmico
Proyección de metales en fusión Resistencia y estanquidad
Acciones químicas Polvos o líquidos agresivos Resistencia y estanquidad
Incomodidad y
molestias
al trabajar
Insuficiente confort de uso:
Mala adaptación del calzado al pie
Mala evacuación de la transpiración
Diseño ergonómico:
Forma, relleno, número del calzado
Permeabilidad al vapor de agua y capacidad de absorción de agua
Fatiga debida a la utilización del equipo Flexibilidad, masa
Penetración de la humedad Estanquidad
Accidentes y peligros
para la salud
Mala compatibilidad Calidad de los materiales
Falta de higiene Facilidad de mantenimiento
Riesgo de luxaciones y esguinces debido a la mala sujeción del pie Rigidez transversal del calzado y de la combadura del calzado, buena adaptación al pie
Alteración de la
función de
protección debida
al envejecimiento
Intemperie, condiciones ambientales, limpieza, utilización Resistencia de la suela a la corrosión, a la abrasión al uso
Resistencia del equipo a las agresiones industriales
Mantenimiento de la función protectora durante toda la duración de utilización
Carga electroestática
del portador
Descarga electroestática Conductibilidad eléctrica
Eficacia
protectora
insuficiente
Mala elección del equipo Elección del equipo en función de la naturaleza y la importancia de los riesgos y condicionamientos industriales:
Respetando las indicaciones del fabricante (instrucciones de uso)
Respetando el marcado del equipo (ej.: clases de protección, marca correspondiente a una utilización específica)
Elección del equipo en función de los factores individuales del usuario
Utilización apropiada del equipo y con conocimiento del riesgo
Respetando las indicaciones del fabricante
Suciedad, desgaste o deterioro del equipo Mantenimiento en buen estado
Controles periódicos
Sustitución oportuna
Respetando las indicaciones del fabricante

 

 

Marcado de calzado de uso profesional


Aparte del obligatorio marcado "CE" conforme a lo dispuesto en el Real Decreto 1407/1992, el calzado de seguridad deberá llevar marcado, de manera clara e indeleble, por impresión o marcado en caliente por ejemplo, las informaciones siguientes :

  • Talla.
  • Marca o identificación del fabricante.
  • Nombre o referencia del modelo.
  • Fecha de fabricación (al menos trimestre y año).
  • Número de la norma armonizada aplicada para la evaluación de su conformidad con las exigencias esenciales de salud y seguridad.
  • Según lo establecido en las normas UNE-EN 344 que define las exigencias generales y los métodos de ensayo del calzado de seguridad, del calzado de protección y del calzado de trabajo de uso profesional, y que sólo puede ser utilizada conjuntamente con las normas EN345, EN346 y EN347, que precisan las exigencias del calzado en función de los niveles de riesgos específicos:

 

Se estamparán diferentes marcas, según los rendimientos ofrecidos por el calzado en su tarea protectora frente a los diferentes riesgos. En cualquier caso, una explicación de las marcas, detallada y clara, debe estar incluida en el folleto informativo de obligado suministro por parte del fabricante.

 

En cualquier caso, una explicación de las marcas, detallada y clara, debe estar incluida en el folleto informativo de obligado suministro por parte del fabricante.

 

  Calzado de seguridad
( 200 Julios)
Calzado de protección
( 100 Julios)
Calzado de trabajo
Norma EN345 Norma EN346 Norma EN347
Clase
(*)
Categ.Requisitos adicionalesCateg.Requisitos adicionalesCateg.Requisitos adicionales
I o II SB Exigencias básicas PB Exigencias básicas    
I S1 Zona del talón cerrada.
Propiedades antiestáticas.
Absorción de energía en zona del talón.
P1 Zona del talón cerrada.
Propiedades antiestáticas.
Absorción de energía en zona del talón.
O1 Zona del talón cerrada.
Resistencia de la suela a los hidrocarburos
Propiedades antiestáticas.
Absorción de energía en zona del talón.
I S2 Como S1 más:
Penetración y absorción de agua.
P2 Como P1 más:
Penetración y absorción de agua.
O2 Como O1 más:
Penetración y absorción de agua.
I S3 Como S2 más:
Resistencia a la perforación.
Suela con resaltes.
P3 Como P2 más:
Resistencia a la perforación.
Suela con resaltes.
O3 Como O2 más:
Resistencia a la perforación.
Suela con resaltes.
II S4 Propiedades antiestáticas.
Absorción de energía.
P4 Propiedades antiestáticas.
Absorción de energía.
O4 Propiedades antiestáticas.
Absorción de energía.
II S5 Como S4 más:
Resistencia a la perforación.
Suela con resaltes.
P5 Como P4 más:
Resistencia a la perforación.
Suela con resaltes.
O5 Como O4 más:
Resistencia a la perforación.
Suela con resaltes.

(*)
Clase I: Calzado fabricado en cuero y otros materiales . Se excluyen los calzados de caucho y todo polimérico.
Clase II: Calzado todo de caucho (vulcanizado) o todo polimérico (moldeado).

 

En lo referente a los símbolos de especificaciones adicionales, su significado está en conformidad con la siguiente tabla:

 

P Resistencia de la suela a la perforación
E Absorción de energía por el talón
C Resistencia eléctrica, conductividad
A Resistencia eléctrica, calzado antistático
HI Suela aislante contra el calor
CI Suela aislante contra el frío
WRU Resistencia a la absorción de agua por el corte de los calzados de cuero
HRO Resistencia de la suela al calor de contacto
ORO Resistencia de la suela de marcha a los hidrocarburos
WR Resistencia a la penetración de agua de la unión suela/corte del calzado de cuero
M Protección de los metatarsos contra los choques
CR Resistencia del corte contra los cortes

 

Selección de calzado de uso profesional


Recomendaciones a tener en cuenta para la selección de un equipo protector de las extremidades inferiores:

  • La elección debe ser realizada por personal capacitado y requerirá un amplio conocimiento de los posibles riesgos del puesto de trabajo y de su entorno, teniendo en cuanta la participación y colaboración del trabajador que será de capital importancia. Para tomar en consideración las distintas variaciones individuales de la morfología del pie, el calzado deberá presentarse en formas, anchos y números distintos.
  • El folleto informativo referenciado en el R.D. 1407/1992 contiene, en la(s) lengua(s) oficial(es) del Estado miembro, todos los datos útiles referentes a: almacenamiento, uso, limpieza, mantenimiento, desinfección, accesorios, piezas de repuesto, fecha o plazo de caducidad, clases de protección, explicación de las marcas, etc.
  • El empresario debe confeccionar una lista de control, con la participación de los trabajadores, para cada sector de la empresa o ámbito de actividad que presente riesgos distintos. Se ha demostrado fundamental para la adecuada elección de los distintos modelos, fabricantes y proveedores, que dicha lista forme parte del pliego de condiciones de adquisición.
  • La altura del calzado -hasta el tobillo, la rodilla o el muslo- depende del riesgo, pero también deben tenerse en cuenta la comodidad y la movilidad. Así, en algunos casos es mejor usar zapatos con polainas que botas altas. Los zapatos y botas de protección pueden ser de cuero, caucho, caucho sintético o plástico.
  • Existen zapatos y botas, pero se recomienda el uso de botas ya que resultan más prácticas, ofrecen mayor protección, aseguran una mejor sujeción del pie, no permiten torceduras y por tanto disminuyen el riesgo de lesiones.
  • Normalmente los equipos de protección no se deben intercambiar entre varios trabajadores, pues la protección óptima se consigue gracias a la adaptación del tamaño y ajuste individual de cada equipo.

 

Uso y mantenimiento de calzado de uso profesional


Algunas indicaciones prácticas de interés en los aspectos de uso y mantenimiento son:

  • La vida útil del calzado de uso profesional guarda relación con las condiciones de empleo y la calidad de su mantenimiento. El calzado debe ser objeto de un control regular. Si su estado es deficiente (por ejemplo: suela desgarrada, mantenimiento defectuoso de la puntera, deterioro, deformación o caña descosida), se deberá dejar de utilizar, reparar o reformar. Se aconseja al empresario que precise en la medida de lo posible el plazo de utilización (vida útil) en relación con las características del calzado, las condiciones de trabajo y del entorno, y que lo haga constar en las instrucciones de trabajo junto con las normas de almacenamiento, mantenimiento y utilización.
  • Todo calzado protector debe mantenerse limpio y seco cuando no se usa. Sin embargo, no deberá colocarse demasiado cerca de una fuente de calor para evitar un cambio demasiado brusco de temperatura y el consiguiente deterioro del cuero.
  • Los artículos de cuero se adaptan a la forma del pie del primer usuario. Por este motivo, al igual que por cuestiones de higiene, debe evitarse su reutilización por otra persona.
  • Las botas de goma, caucho o de materia plástica pueden ser reutilizadas previa limpieza y desinfección, en ese caso llevarán una indicación sobre la necesidad de desinfectarlas. Cuando varias personas comparten las mismas botas hay que organizar la desinfección sistemática entre usos para evitar la transmisión de infecciones de los pies. El uso de botas o zapatos excesivamente apretados y pesados favorece la aparición de micosis en los pies.
  • El éxito de cualquier calzado protector depende de su aceptabilidad, un hecho que ahora se refleja de forma generalizada en la muy superior atención que se presta al diseño. La comodidad es una cualidad irrenunciable, y el calzado debe ser todo lo ligero que permita su utilidad. Deben evitarse los zapatos que pesen más de dos kilogramos el par.
  • Conviene probar distintos modelos de calzado y, a ser posible, anchos distintos. La horma del calzado varía más o menos de un fabricante a otro y dentro de una misma colección. En el caso, por ejemplo, de que una puntera de seguridad resulte demasiado estrecha, basta a menudo con cambiar el número o la anchura del modelo. La comodidad se mejora mediante:
  1. la incorporación de almohadillado en la zona maleolar,
  2. el relleno de la lengüeta,
  3. un tratamiento antimicrobiano
  • La transpiración de los pies no está relacionada específicamente con la utilización del calzado de uso profesional, sino que aparece con todo tipo de zapatos o botas. Como medida de higiene diaria deberán lavarse los pies y cambiarse los calcetines. Es de desear también el cambio de calzado, ya que en casos de transpiración considerable puede ocurrir que el sudor absorbido por el calzado no se elimine durante el tiempo de descanso. Por consiguiente, se recomienda cambiar cada día de calzado; por ejemplo, utilizar alternativamente dos pares de botas o zapatos.
  • El sudor del pie tiene un olor desagradable debido a la descomposición de las bacterias y contribuye, además, a la destrucción rápida del interior del calzado. Se puede evitar la aparición de bacterias y hongos mediante un tratamiento antimicrobiano efectuado bien en el momento de la fabricación del calzado, bien de modo regular durante su utilización.
  • Utilizar los productos de limpieza corrientes que se hallan en el mercado, los cuales resultan en general adecuados para los artículos de cuero utilizados en medio muy húmedo como, por ejemplo, en la construcción. Resulta deseable la utilización de productos de mantenimiento que tengan también una acción de impregnación hidrófuga. Incluso el cuero de mejor calidad acabará perdiendo sus cualidades si no se mantiene correctamente.